El 'laboratorio' de la Catedral de Sevilla en Jerez

21/04/2017
A veces parte de la Historia de Sevilla está escrita a kilómetros de la ciudad, y hay que viajar para rescatarla. Por eso hoy os llevamos hasta la Parroquia de San Miguel de Jerez de la Frontera.

Esta maravillosa obra arquitectónica, según cuentan los que la conocen bien, fue el laboratorio o ensayo de la Catedral de Sevilla. En la construcción de la parroquia del barrio que era motor económico de la ciudad jerezana estuvieron presentes varios de los creadores que luego levantarían partes de la catedral hispalense. Por ejemplo, Juan de Hoces, que sería maestro de obras también en la catedral de Sevilla en el último cuarto del siglo XVI. O Martín de Gainza, que hizo nuestra Sacristía de los Cálices. También Diego de Riaño, que en Sevilla hizo la Sacristía Mayor -y el primitivo ayuntamiento- y en San Miguel de Jerez fue el encargado de cerrar el crucero de sus naves. Y por último, Hernán Ruiz el Joven, que en Sevilla remató la Giralda con el campanario y los cuerpos superiores, y en San Miguel acabó la maravillosa sacristía cerrada con cúpula y realizó las dos portadas renacentistas.

Pero ahí no acaba la cosa: su altar es probablemente uno de los mejores ejemplos que existen de la Escuela Sevillana. Lo realizó en gran parte un autor muy querido en nuestra catedral, Juan Martínez Montañés, en colaboración con José de Arce. Curiosamente, este último fue el que hizo después el Señor de las Penas de la Hermandad de la Estrella de Triana.

Un cruce de caminos a través de dos iglesias portentosas, en una época en la que Jerez de la Frontera dependía de la diócesis de Sevilla y se miraba en sus templos y en sus autores, de ahí que su arquitectura religiosa guarde más similitudes con la de Sevilla que con la de otras ciudades más cercanas como Cádiz.

Localización

Ronda de Triana, 1 . , sevilla.sevilla, españa