La leyenda de las Naranjas

01/07/2017
Hoy vamos a trasladarnos hasta el estanque del Real Alcázar en tiempo de Pedro I para contaros una leyenda de aquel que llamaban 'el Cruel'.

Buscaba el rey un Escribano Mayor para su corte, y al no encontrar candidatos que lo dejaran satisfecho de entre los que se le presentaban, decidió convocar una prueba en el palacio para los aspirantes. El rey conducía uno a uno a los aspirantes hasta el estanque, donde flotaban multitud de naranjas. Allí les pedía que contaran cuántas naranjas flotaban en el agua.

Uno a uno erraron en el resultado correcto, por lo que el rey vio cómo al final solo quedaba un candidato. Este, al llegar al estanque, volvió a recibir la pregunta. Pero esta vez solicitó una vara, algo que el rey le concedió. Con cuidado, el aspirante fue moviendo las naranjas, dándose cuenta de que lo que flotaba en el agua no eran naranjas enteras, sino mitades. Así, el aspirante burló el truco y el rey lo nombró su Escribano Mayor. Una bonita y sencilla leyenda de las que pueblan nuestros hermosos Alcázares.

Localización

Cardenal Bueno Monreal 18. 41013, Sevilla.SEVILLA, España