Una puerta del Alcázar movida piedra a piedra

11/08/2017
Vámonos hoy al interior de los fastuosos Reales Alcázares para acercarnos a una de sus puertas más olvidadas aunque también más imponentes: la Puerta de Marchena.

Se encuentra en el acceso que va desde la trasera del Estanque de Mercurio, adosada a la Galería del Grutesco, y da paso a los jardines del palacio. Una puerta gótica imponente que no siempre estuvo ahí a pesar de su antigüedad. No fue hasta 1913 cuando el Rey Alfonso XIII la compró en una subasta y la mandó trasladar piedra a piedra para colocarla donde la vemos hoy.

El origen de esta puerta, como su nombre indica, hay que buscarla en la localidad sevillana de Marchena. Era uno de los accesos al Palacio de los Duques de Arcos de esta localidad, en la plaza ducal. El palacio pasa en el siglo XVII a manos de los Duques de Osuna, que lo mantienen hasta que en el XIX la quiebra de la casa ducal obliga a poner sus bienes en venta. Ahí llegará Alfonso XIII para comprarla y trasladarla piedra a piedra al Alcázar. El encargado de volver a montarla fue Vicente Traver, autor de la fuente central de la Plaza de España.

Localización

Cardenal Bueno Monreal 18. 41013, Sevilla.SEVILLA, España