Las mudanzas de Murillo

17/10/2017
El pintor del que celebramos los 400 años de su nacimiento era, según cuentan, un 'culo inquieto'. Más allá de lo coloquial de la expresión, muchos coinciden en que cambió de residencia dentro de la ciudad de Sevilla en varias ocasiones a lo largo de su vida.

Una de las explicaciones que dan los historiadores era que, al realizar grandes proyectos para grandes conventos, Murillo se trasladaba a las cercanías de estos edificios para poder trabajar más cómodamente. Recordemos que, siglos después, algo parecido hizo Gaudí cuando se fue a vivir junto a la Sagrada Familia en una modesta casita para poder estar siempre cerca de las obras de su mayor reto.

Lo curioso es que Murillo, en uno de esos encargos, estuvo viviendo fuera de las murallas de la ciudad, algo un tanto inusual para una persona de su nivel. Vivió concretamente en la Ronda de Capuchinos, donde se encuentra el convento para el que hizo la serie de pinturas que hoy se hallan expuestas en el Museo de Bellas Artes. Un azulejo colocado en los últimos años recuerda la residencia del pintor más allá de las murallas.

Localización

Cardenal Bueno Monreal 18. 41013, Sevilla.SEVILLA, España