El hermano mayor hondureño del Cristo de la Fundación

18/10/2017
El Cristo de la Fundación es, a pesar de no ser tan popular a nivel mediático, una de las tallas más valiosas de Sevilla. Este crucificado que es el titular de la Hermandad de Los Negritos se remonta al siglo XVII, cuando lo talló Andrés de Ocampo. Pero es una réplica.

¿Cómo que no es original? Bueno, sí que lo es. Está tallado por el maestro Andrés de Ocampo en 1622, pero no es el primero que hizo. Su hermano mayor, que Ocampo talló dos años antes, se encuentra en la lejana Honduras. En la Catedral de Comayagua, en este país de Centroamérica, nos encontramos con el Cristo de Salamé -que tenemos en la foto superior-. Fue un encargo que le hizo a Ocampo el rey Felipe IV para que viajara a ultramar, donde sigue desde que lo hiciera en 1620.

Dos año más tarde, hizo el sevillano -una réplica del hondureño- y un año después el imaginero murió. Fue entonces cuando el cristo fue comprado por un pintor de Luxemburgo afincado en Sevilla, llamado Pablo Legot. Fue este el que se encargó de policromarlo, dándole la imagen que vemos hoy, vendiéndolo poco después a la Hermandad de los Negros.

Como curiosidad, en 1940 durante una restauración, se encontró en el interior de la espalda del crucificado un legajo en el que el propio Ocampo fechaba y firmaba su obra.

Localización

Cardenal Bueno Monreal 18. 41013, Sevilla.SEVILLA, España