El altar que pudo ser...

12/12/2017
Hoy vamos a volver a un tiempo en el que la hermandad del Señor de Pasión se planteaba por primera vez -lo planteó en dos ocasiones- salir de la imponente Colegiata del Salvador en busca de una iglesia o capilla en la que instalarse. Fue entonces cuando salió el nombre de un templo que había pertenecido a un convento y luego a un cuartel.

Hablamos de San Hermenegildo, esa iglesia olvidada en la Plaza de la Concordia, junto a la bulliciosa Plaza del Duque. En aquel tiempo (1969) la iglesia estaba olvidada, abandonada a su suerte tras usos tan complejos como cuartel de artillería, sede de un hospicio, escuela o sede de las Cortes durante un par de meses hasta que los franceses obligaron a los padres de 'la Pepa' a replegarse a Cádiz -de ahí el nombre de la trasera calle 'Las Cortes'-. Y Pasión decidió que sería una buena sede. Por ello encargó a Cayetano González un altar para colocar al nazareno de Martínez Montañés.

Conocido como el Dios de la Plata, el orfebre diseñó este tremendo altar con baldaquino -como el de San Pedro del Vaticano- y dos escalinatas fastuosas a sus lados para poder besar el talón de la talla y volver a bajar, sistema que hoy tiene en su basílica el Gran Poder. Es el dibujo que puedes ver en la imagen superior.

Como detalle, fue la hermandad la que rechazó finalmente trasladarse hasta San Hermenegildo y el proyecto quedó en nada. Posteriormente, la hermandad volvió a plantearlo en la transición, pero entonces fue el ayuntamiento el que dijo que no. Pero, cosas de la vida, Pasión sí que estuvo en San Hermenegildo. Fue en 2003 durante las complejas obras en el Salvador, y aquel año la hermandad salió el Jueves Santo desde este templo por la puerta que da a Jesús del Gran Poder. Al final, aunque por tiempo limitado, a la tercera fue la vencida.

Localización

Cardenal Bueno Monreal 18. 41013, Sevilla.SEVILLA, España