La bomba del Gran Poder y el tiroteo ilustre

03/01/2018
¿Qué puede tener que ver una bomba a los pies de la Giralda en plena Semana Santa y un atentado con pistolas contra un famoso arquitecto? No es una novela negra, sino dos sucesos ocurridos en la ciudad en 1919 y 1920 con un denominador común: ambos fueron cometidos por la banda de 'Los Charlot'.

Era esta una banda de pistoleros que cometían actos de terrorismo en nombre de los ideales anarquistas. A pesar de que estos 15 integrantes contaban con varios atentados y asesinatos llevados a buen término, hoy hablaremos de dos muy célebres que no llegaron a triunfar -por suerte-. Uno de ellos se produjo el Viernes Santo de 1919, en la Madrugá. Avisados estaban los hermanos del Gran Poder de que se pretendía atentar contra la imagen en la Catedral aquella noche, y en cierto modo así fue. Un tumulto cuando el Señor había salido ya de la catedral a los pies de la Giralda, hizo que un misionero pisara un artefacto explosivo que uno de los terroristas había colocado en el suelo. El pánico se desató con la explosión, pero tanto la imagen del Nazareno como el cortejo resultaron ilesos, y solo resultó herido grave el misionero que pisó el artefacto.

El segundo atentado de los frustrados de los Charlots fue un año después, en la primavera de 1920. Entonces, actuaban en nombre de un grupo anarquista del sindicato de peones albañiles, relacionados con la huelga de la construcción que en aquellos días se vivía en Sevilla. El arquitecto fue recibido a las puertas de su casa muy cerca de La Campana por unos pistoleros que le dispararon tres veces: dos de los disparos no lo alcanzaron, pero un tercero sí, que rebotó en su billetera en el pecho y le salió rozando el hombro, salvándole la vida.

Localización

Cardenal Bueno Monreal 18. 41013, Sevilla.SEVILLA, España