Un santo motorizado en los años 50

04/04/2018
Con siglos de historia, una talla hermosa de San Cristóbal recibía culto en la Parroquia del Salvador, obra exquisita de Martínez Montañés. Pero, ¿por qué no sacar a este santo en procesión? Lo peculiar era el cómo.

Patrón del automovilismo, de viajeros y transportistas, en sus primeros años en la Plaza del Salvador (1950-1953), los coches y vehículos varios pasaban ante su altar en la puerta para ser bendecidos. Pero al año siguiente, el párroco fue más allá. Un jeep 'recogió' literalmente a San Cristóbal montado en un remolque en el Salvador y lo llevó remolcado hasta la Plaza Nueva, donde los vehículos aguardaban para pasar ante el santo y ser bendecidos.

Al año siguiente (1955), la procesión motorizada lo llevó hasta la delantera de la Plaza de España, donde se repitió el mismo ritual multitudinario de bendición de vehículos. Dicen que en aquella procesión hasta la cruz parroquial y las insignias iban montadas en vehículos. Una estampa que seguro hoy día nos encantaría, pero que se perdió en los años setenta. La foto que ilustra este texto es del maravilloso fotógrafo Martín Cartaya.

Localización

Cardenal Bueno Monreal 18. 41013, Sevilla.SEVILLA, España