El delirio de cristal de Francia en la Expo 92

25/04/2018
Cuando Francia empezó a pensar cómo debía estar representada en la Isla de la Cartuja, pensó que debía transmitir un espíritu de vanguardia a la altura de la pirámide del Louvre. Y lo consiguió.

El pabellón francés, por suerte, aún sigue en pie en Sevilla. Pasa desapercibido porque nos cuesta a veces valorar las obras arquitectónicas actuales, pero su concepto y diseño bien merecen nuestra atención. Obra del trío de arquitectos Viguier-Jodry-Seigneur, fue elegido de entre cinco propuestas por el equipo del presidente Miterrand. Quería que representara a una Francia que se adelantaba al siglo XXI.

¿Qué hay que resaltar? Pues que el pabellón no es lo que ves, sino que se encuentra sumergido bajo esta gran plaza pública de cristal. La cubierta de cristal es una maravilla, sobre todo si tenemos en cuenta que se sustenta sobre finas columnas de fibra de carbono. Y el suelo que pisamos, no es otra cosa que una gran ventana sobre la que caminar, bajo la que en un cubo enorme estaba 'El Pozo de las Imágenes', en el que durante la Exposición se proyectaban vídeos hipnóticos que burlaban las dos dimensiones.

En la actualidad, el Pabellón de Francia rebosa vida. Aquella modernidad que quiso transmitir sigue viva, ya que acoge El Cubo, un espacio de coworking para empresas emergentes e ideas innovadoras. Qué mejor nueva vida que esa.

Localización

Cardenal Bueno Monreal 18. 41013, Sevilla.SEVILLA, España