El suceso que conmocionó a Sevilla en 1963

07/05/2018
Era un sábado por la mañana, un día tranquilo en los aledaños de la calle San José. Cuando, de repente, un gran estruendo y una nube de polvo anunciaron el desastre. Así comenzó la mañana del terror en el Colegio del Santo Ángel.

A las doce y media de la mañana, dos plantas completas del Colegio del Santo Ángel se derrumbaban hasta alcanzar el suelo y dejar una montaña de escombros. Bajo ellos, el pánico: una clase de 29 niños y la monja que les daba clase en la planta baja estaban sepultados bajo los restos del edificio. La ciudad comenzó entonces a movilizarse. Seguían allí, se oían sus voces.

Con el tiempo en contra, las fuerzas del orden, los bomberos y los vecinos comenzaron a retirar los escombros para alcanzar a los niños de aquella clase de parvulario, y comenzaron a sacarlos para llevarlos al antiguo Equipo Quirúrgico del Prado de San Sebastián. Desgraciadamente, tres de aquellos niños -de 4 y 6 años- llegaron ya sin vida al centro médico. Nada se pudo hacer por ellos. Sevilla fue un duelo, y su entierro un cortejo multitudinario de dolor.

¿Qué había sucedido? Una imprudencia, como luego certificaron los tribunales. Durante unas obras, se había derribado el edificio aledaño a esa parte del colegio durante unas obras. Los responsables habían dejado sin las sujeciones necesarias y los apoyos para mantener esta parte del colegio con la estabilidad vertical. El edificio no pudo soportarlo y se vino abajo. Ni peritos ni maestros de obras vigilaron el derribo, y tampoco desalojaron esa parte del colegio al realizar el derribo. Una cadena de imprudencias que acabaron de la peor manera posible, en aquella mañana de sábado en la que las ruinas y los gritos enturbiaron la paz de la calle San José.

Localización

Cardenal Bueno Monreal 18. 41013, Sevilla.SEVILLA, España