Un gran teatro en el corazón del Alcázar

10/05/2018
El Alcázar no solo es fruto de las distintas épocas y reyes que fueron engrandeciéndolo y volviéndolo un recinto a través del cual podemos recorrer las edades de la ciudad. Hay espacios que solo vivieron un tiempo, pero que merecen ser repasados.

Es el caso del llamado Corral de la Montería, llamado así porque estaba situado entre la Puerta del León y lo que hoy llamamos el Patio de la Montería. Era este un corral de comedias que se mantuvo en pie y en activo apenas cincuenta años durante el siglo XVII. Tanto el público como el escenario se distribuía en tres plantas, y estaba realizado principalmente de madera, aunque también contaba con elementos de ladrillo y yeso. El proyecto de este corral lo firmaba Vermondo Resta, por entonces arquitecto oficial tanto del Alcázar como de las Atarazanas.

¿Su final? Pues por un lado el fin de su actividad se produjo en 1679, cuando se produjo algo importante para el mundo de las artes. Las palabras y sermones de los jesuitas -principalmente- provocaron que se suspendieran aquel año las representaciones teatrales en la ciudad. ¿La explicación que dieron? Que en estas aglomeraciones de gente era más sencillo que se contagiara la peste. Por otro, su final como edificio llegó, como en muchos casos, fruto de la voracidad de las llamas. El fuego lo consumió en un gran incendio en 1691.

(La recreación que acompaña a esta historia es obra del grupo Teatro del Siglo de Oro en Sevilla, de la Universidad hispalense)

Localización

Cardenal Bueno Monreal 18. 41013, Sevilla.SEVILLA, España