Una bomba de madrugada en los Jardines de Murillo

29/05/2018
Para recorrer esta terrible historia tenemos que viajar hasta el verano de 1976, a la paz de la madrugada en los Jardines de Murillo. Los vecinos aquella noche sintieron el miedo en sus carnes cuando en plena madrugada una bomba explotó en el Paseo de Catalina de Ribera. Tras el estruendo, los gritos de dolor inhumano.

Aquella noche, dos jóvenes portaban envuelta en papel de plata una bomba mientras cruzaban los Jardines de Murillo. Pero la bomba explotó antes de lo que esperaban, en los brazos de uno de ellos. La detonación fue tan fuerte que los periódicos del día siguiente, 1 de agosto, hablan de miembros y trozos del cuerpo del portador de la bomba que fueron recogidos por todos los Jardines e incluso en el interior del Alcázar, más allá de las murallas. Según los taxistas a los que se tomó declaración aquella noche, la explosión reventó las ventanas de las casas de alrededor.

El que acompañaba a la víctima principal de la explosión era otro hombre que, según los testigos, se convulsionaba de dolor sobre el suelo después de que la bomba le hubiese arrancado la mitad de la cara y parte del brazo, muriendo tras un tremendo sufrimiento. Según se supo después, aquella bomba iba destinada a los Juzgados de Sevilla. Quienes iban a colocarla eran miembros del Grapo, la organización de extrema izquierda radical que cometía actos terroristas por toda España. En Sevilla fueron especialmente dañinos, pero esa historia os la contaremos otro día.

Localización

Cardenal Bueno Monreal 18. 41013, Sevilla.SEVILLA, España